Archivo mensual: diciembre 2010

Hábitat del Globo

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Kirikou & Lupis La Hechicera (o la quinta playera)

La Bruja Guadalupe ya escuchaba en su juventud a The Sugarcubes, se pintó el cabello de rojo y se busco un novio con perforaciones y tatuajes, por eso, todos en Pungarabato la creían mariguana. Kirikou se sentía atraído por aquella mujer blanca, blanca, la única de todos los habitantes en tener una maleta llena de historias de ciudades lejanas, llena de sonidos extraños para lo que en Pungarabato sonaba. Todos le dijeron a Kirikou que no se le acercara, que se mantuviera alejado, que las brujas son malas, pero eso al pequeño K, sólo le provocó más tentación.

Corriendo Kirikou de un lado para el otro, corriendo de acá para allá, de allá para acá, la Bruja Guadalupe se dio cuenta de su existencia, poco a poco fue abriéndole las puertas de su choza, compartiéndole de sus rituales. Un día abrió la Bruja su maleta, sacó un aparato, era como algo antiguo con chaquiras y lentejuelones; unos cuantos conjuros y de aquel traste la Bruja Guadalupe obtuvo una cajita negra con diez canciones grabadas en cinta magnética, se la obsequió a Kirikou. Las canciones en cuestión eran: Hunter, Jóga, Unravel, Bachelorette, All neon like, 5 years, Immature, Alarm Call, Pluto y All lis full of love. La Bruja, puso dos etiquetas largas en la cajita: en el lado A decía Björk, y en el lado B, Homogenic; en 1997.

Un día, Pungarabato dejó de ser lugar para Guadalupe la Bruja y para el pequeño Kirikou, la Hechicera habita en un pueblito de un viejo continente; Kirikou habita las faldas de un helado volcán. Hay amigos que dejan de verse, algunos por siempre, pero quedan grabados en el cuerpo, que lo es todo: el Templo y el Santo.

Una noche, Kirikou escuchó en vivo algunas de aquellas canciones, junto a otras más nuevas y otras tantas más viejas. En muy buena compañía, Kirikou se abrazó a su playera con flores tejidas, miró a los ojos de las estrellas y se separó unos cuantos centímetros de aquella barranca tapatía. Y recordó, a Lupis la Hechicera.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Batman & Robin (o la cuarta playera)

Batman se levanta temprano como todos, se transporta en camión como muchos y como pocos, lo hace desayunando letras de tinta con leche de papel con sabor a Fernando Vallejo o a Marguerite Yourcenar. Y sí no, se desayuna café con Liliana Felipe con empanadita rellena de Jesusa Rodríguez.  Batman, es un Santo, por que nunca se persigna. Batman convida a Robin de su desayuno, Robin le espera a Batman siempre con la cena.

Robin se duerme tarde como todos, se baña en las noches como muchos y como pocos, cena mezcal con botana de Fernando Rosas. Y sí no, cena pan tostado embarrado con mermelada sabor a Calle 13  y se fuma un Lhasa de Sela. Robin es un Santo, por que nunca va a misa.

Batman tiene un Hábito, Robin tiene un Vicio.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized